1. IMPORTANCIA BIOLÓGICA DE LOS PERROS LLANEROS

Los perros llaneros, también conocidos como perros de las praderas, son ardillas de tierra que viven en grupos coloniales en madrigueras subterráneas que ellos mismos excavan. En Norteamérica existen 5 especies de perros llaneros (Cynomys spp.) de las cuales dos se encuentran en México, el perro llanero mexicano (C. mexicanus), endémico a México, se encuentra exclusivamente en la región donde confluyen los estados de Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas, y el perro llanero de cola negra (C. ludovicianus), el de mayor distribución, se encuentra desde el sur de Canadá, hasta el extremo noroeste de Chihuahua y el noreste de Sonora.
Los perros llaneros son considerados como una especie ecológicamente clave por que su presencia en los pastizales incrementa la diversidad biológica, y por lo mismo, su desaparición resulta en la disminución en números de muchas otras especies o incluso en su completa desaparición.
Al ser una especie abundante, sirven de presa a numerosos depredadores, dentro de los que se encuentran especies en riesgo como el águila real (Aquila chrysaetos) el águila de cabeza blanca (Haliaeetus leucocephalus), la zorra del desierto (Vulpes macrotis) y el tejón (Taxidea taxus), razón por la cual las densidades de estas especies son mayores en las colonias de perros llaneros que fuera de ellas. Sus madrigueras son utilizadas por una gran cantidad de especies que van de insectos y arácnidos hasta anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Por ejemplo, en Janos, Chihuahua hemos registrado 26 especies de vertebrados utilizando las madrigueras de los perros llaneros. Al igual que con las especies que se alimentan de los perros llaneros, las especies que utilizan sus madrigueras son más abundantes en las colonias de perros llaneros que fuera de ellas, un caso notable es el del tecolote llanero (Atene cunnicularia), especie que aunque común en México, sus poblaciones en Canadá y Estados Unidos están declinando, y en el área de Janos, Chihuahua existe la mayor población reproductora de la especie y se encuentra exclusivamente en las colonias de perros llaneros.
Los perros llaneros dependen del mantener corta la vegetación de sus colonias para protegerse de sus depredadores. Esta característica es aprovechada por especies que requieren de pastizales abiertos con reducida vegetación como el chorlito llanero (Charadrius montanus), una de las especies de aves de pastizal mas amenazadas y que invernan en las colonias de perros llaneros de Janos.
Grandes áreas cubiertas por pastizales del norte de México y del suroeste de los Estados Unidos son actualmente densos matorrales debido a que tanto el sobrepastoreo por el ganado como la dispersión de semillas de plantas leñosas por las mismas vacas han favorecido el crecimiento de mezquites y otras plantas leñosas en el pastizal. En las áreas ocupadas por los perros llaneros, la característica de mantener los pastizales con vegetación baja evita que crezcan las plantas leñosas, y en Janos registramos un avance del mezquite sobre el pastizal mayor a un kilómetro entre 1988, año en que una colonia de perros llaneros fue envenenada, y 1996. En el caso opuesto, en la misma zona se ha observado un avance similar de la colonia de perros llaneros sobre el matorral de popotillo (Ephedra sp.) con lo que los perros llaneros están creando un pastizal abierto.
Esta función de los perros llaneros permite que las especies que dependen de los pastizales, que incluye a todo un gremio de aves que además es el que más ha declinado las últimas dos décadas, y a especies muy amenazadas como el berrendo, el cual depende de pastizales abiertos para poder escapar de sus depredadores.
El efecto de los perros llaneros en el ecosistema va mucho mas allá de lo mencionado arriba; incrementando la infiltración de agua al subsuelo, aflojando el suelo, moviendo los nutrientes del suelo, cambiando la composición de especies de plantas. Lo que en conjunto incrementa la diversidad de especies de plantas y animales en la región.
2. LA PÉRDIDA DE LOS PERROS LLANEROS ^top
A pesar del papel clave que tienen los perros llaneros en los pastizales, éstos han sido víctimas de campañas de exterminio. Al inicio del siglo XX los perros llaneros ocupaban de 40 a 100 millones de hectáreas de los pastizales de Norteamérica pero debido a que por esa época se consideraron competidores del ganado por el pasto, se inició una campaña de erradicación tan exitosa, que para los años 1960 se habían reducido a alrededor de 60,000 hectáreas; menos del 2% de la superficie que ocuparon originalmente.
Esta dramática reducción en sus poblaciones ocasionó la reducción de muchas otras especies que dependen de los perros llaneros, como el chorlito y el tecolote llaneros y el aguililla real (Buteo regalis) e incluso la extinción en el medio silvestre del hurón de patas negras (Mustela nigripes), especie que dependía de los perros llaneros para obtener refugio y alimento.
3. EL ÁREA DE JANOS, CHIHUAHUA ^top

La región de Janos y Casas Grandes en el noroeste de Chihuahua es uno de los sitios más importantes para la conservación de la diversidad biológica de Norteamérica, y se encuentra dentro de las Áreas Terrestres Prioritarias de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodeiversidad (CONABIO), es un Área de Importancia para la Conservación de las Aves, es uno de los sitios importantes del Desierto Chihuahuense para Pronatura y el Fondo Mundial Para la Conservación de la Naturaleza, y una de las Áreas Prioritarias para la Conservación del Norte de la Sierra Madre Occidental de Chihuahua y Sonora de Wildlands Project y Naturalia. Es uno de los tres sitios más importantes para la conservación de la diversidad de mamíferos en México, y un importante sitio de invernación para las aves de pastizal.
En el área hemos registrado 337 especies de vertebrados (77 mamíferos, 222 aves, 31 reptiles, y 7 anfibios) en el mosaico de vegetación de las partes bajas que incluye, pastizales, matorrales, vegetación rivereña, y el ecotono entre el bosque y el pastizal. Gran parte de esta diversidad depende de las grandes extensiones de pastizales y del complejo de perros llaneros de cola negra, que con mas de 30,000 hectáreas es el mayor de Norteamérica. El área también alberga a la única población silvestre de bisontes (Bison bison) de México y del suroeste de los Estados Unidos, y desde el año 2001 en que se reintrodujeron por vez primera al área, al hurón de patas negras, el mamífero mas amenazado de Norteamérica.

4. AMENAZAS A LA VIDA SILVESTRE EN JANOS ^top

La vida silvestre de la región se ve afectada por diversos factores antropogénicos. En 1988 los perros llaneros ocupaban 55,000 hectáreas de los pastizales de Janos, para 1996 se habían reducido en 45%, y entre 1996 y el 2000 se perdieron 1,169 hectáreas mas en la parte central del área. El envenenamiento por considerar a los perros llaneros como competidores del ganado fue la causa principal de la reducción de las colonias de perros llaneros del área hasta 1996, y aunque esta práctica continua en menor escala, la principal amenaza a las colonias de perros llaneros en la actualidad es la conversión del pastizal a tierras agrícolas. Si bien no se tienen datos precisos de la superficie de colonias de perros convertidas a agricultura, en los últimos dos años al menos 9 colonias han resultado afectadas, desde una fragmentación severa hasta su completa desaparición. La afectación más grave es de una colonia de 580 hectáreas la cual casi ha desaparecido. La mayor parte de estos desarrollos agrícolas se deben a los Menonitas que compran o rentan tierras a los ejidos para cultivarlas, pero los propietarios de algunos ranchos y algunos ejidatarios también han contribuido a la conversión de colonias de perros llaneros.
El sobrepastoreo por el ganado contribuye de manera importante en la reducción de la fauna silvestre. En la mayor parte de los predios se excede el índice de agostadero, el cual fue determinado en una época con mayor precipitación, pero ante la prolongada sequía que ha afectado al estado de Chihuahua, el ganado consume mas vegetación de la que se puede recuperar por lo que gradualmente se ha ido reduciendo la cobertura vegetal, al punto de que el ganado está muriendo y el suelo se está erosionando a una velocidad alarmante debido a la falta de vegetación que lo proteja. Muchos sitios se han perdido para cualquier clase de actividad productiva. La pérdida de la vegetación también afecta a la fauna silvestre, la cual se ve privada de refugio y alimento, tan solo en el caso de los perros llaneros, las densidades han bajado de 8 por hectárea en abril del año 2002, a 1.2 por hectárea en abril del 2004.
Un gran número de aves rapaces mueren anualmente en las líneas eléctricas que cruzan el área, particularmente las que se encuentran cerca de las colonias de perros llaneros, ya que atraen una gran densidad de rapaces. Tan solo en febrero del año 2000 que se realizó un estudio del impacto de las líneas de distribución eléctrica, se encontraron 27 aves rapaces (incluyendo a 9 águilas reales Aquila chrysaetos y 9 aguilillas reales) y 15 cuervos electrocutados en el área. Una nueva potencial amenaza para las aves rapaces de área comenzó en abril del 2004, a partir la instalación de una línea de trasmisión eléctrica (torres de alta tensión) la cual cruza sobre parte de la mayor colonia de perros llaneros de Norteamérica y sobre dos colonias mas de menor tamaño.
La caza furtiva es la causa principal del reducido número de venados bura (Odocoileus hemionus) y cola blanca (O. virginianus) que se encuentran en el área, y en particular del berrendo (Antilocapra americana), especie de la que se estima quedan menos de 1000 individuos en México, y de la que en el área de Janos se encuentran 2 o 3 grupos pequeños.
5. INVESTIGACIÓN ^top

            En el Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre comenzamos a estudiar los pastizales de Janos en 1988, y desde 1991 hemos estado trabajando de forma continua, realizando inventarios de especies de vertebrados y plantas vasculares, evaluando el impacto de los perros llaneros en la diversidad biológica regional, realizando estudios ecológicos de grupos y especies selectos.
            Construimos la Estación Biológica de la Pradera, que es la única estación de campo en México dedicada al estudio de la ecología de los pastizales. La Estación se encuentra en el Ejido San Pedro, Municipio de Janos, en 1 hectárea de tierra donada por los habitantes del Ejido, y es administrada por la Agrupación Pradera, A.C. La estación ofrece alojamiento y facilidades para investigadores que trabajan en los ecosistemas del área o sus especies. Si requieres información sobre el uso de la estación, por favor contacta a:

Rurik List

Jesús Pacheco
6. EQUIPO DE TRABAJO ^top

Dr. Gerardo Ceballos (Conservación)
Biol. Juan Cruzado (Mamíferos)
Dr. Rurik List (Conservación y Mamíferos)
M. en C. Patricia Manzano (Aves y Educación Ambiental)
Biol. Jesús Pacheco (Mamíferos y Herpetofauna)
M. en C. Georgina Santos (Herpetofauna)
Biol. Mario Royo (Vegetación)